Unos días antes de las navidades pasadas, nuestro presidente del Govern viajó a Eivissa para participar en la convención del PP insular, que se celebró en el hipódromo de Sant Rafel. Durante el encuentro, José Ramón Bauzá quiso adelantarse a los Reyes Magos y obsequió a los ibicencos con una llamativa promesa. El boticario de Marratxí reconoció la tradicional indiferencia de Mallorca respecto a las Pitiüses y, con emoción contenida, prometió que, mientras él ocupara el trono, nuestras necesidades y demandas serían atendidas. Incluso llegó más lejos y nos abrió simbólicamente las puertas de su casa, porque los mallorquines e ibicencos “somos parientes”.

Fuimos muchos a los que, al día siguiente, nos entró la risa floja al abrir el periódico y leer la transcripción de su discurso. Anteriores gobernantes mallorquines, de todos los colores políticos, han proferido el mismo juramento en vano. Eso sí, nadie había tirado de sentimentalismo como hizo Bauzá en diciembre.

Sólo hemos tenido que esperar unos meses para certificar que Mallorca, nuevamente, volvía a las andadas del desprecio hacia la voluntad pitiusa; en este caso, sobre nuestro propio territorio. Esta semana, la Comisión Balear de Medio Ambiente se ha manifestado a favor de permitir la ampliación del chiringuito de Tagomago, pese al voto en contra de los técnicos del Ayuntamiento de Santa Eulària y del Consell de Eivissa, desplazados ex proceso para dirimir el asunto. Lo solicita el empresario alemán Matthias Kuhn y a su esposa, la vedette y diva del PP Norma Duval, quienes, a falta de la aprobación de Costas, han logrado que Mallorca les de el visto bueno para duplicar la capacidad del quiosco –anunciado como beach club para vips en Internet–, anclar cinco boyas para fondeo de embarcaciones, construir unos aseos e instalar dos plataformas flotantes: una destinada a solárium y otra para que los clientes desembarquen con comodidad.

Kuhn, que se personó junto a Duval ante la Comisión de Medio Ambiente, lleva tiempo acometiendo pequeñas obras que, sumadas, suponen la transformación de un islote protegido por la Unión Europea como Lugar de Interés Comunitario (LIC). También es Zona de Especial Protección de Aves (ZEPA) y el empresario, con sonrojante cinismo, utilizó el argumento de realizar actividades de avistamiento de halcones y virots, para obtener licencias de fondeo de embarcaciones. Sin embargo, en sus anuncios sólo se refiere a Tagomago como el paraíso de la exclusividad y las fiestas privadas. El patrimonio ecológico, como es obvio, le importa un bledo.

Que los técnicos de Medio Ambiente de Bauzá, hayan pasado por encima de la opinión de los de Eivissa y hayan aprovechado su mayoría para votar favorablemente a que Tagomago se convierta en una sala de fiestas al aire libre, constituye un verdadero atropello. Eivissa ya está suficientemente saturada de discotecas y beach club, como para derivar más gente y decibelios a los últimos rincones vírgenes que nos quedan. Se trata, además, de un inesperado giro administrativo con claro tufo a tráfico de influencias, como ya se han encargado de subrayar la oposición y las organizaciones ecologistas, que ahora reclaman que Tagomago sea declarado Reserva Natural.

Ante la fiebre urbanística de la isla, cuántas veces habremos escuchado eso de que “ya sólo falta que nos hagan un beach club en Tagomago y un hotel en Sa Conillera”, o algo parecido. Por desgracia, en esta isla de locos, las ideas más absurdas e impopulares acaban haciéndose realidad.

Artículo publicado en el diario Última Hora Ibiza

3 Responses to “El atropello de Tagomago”

  1. Com cuasi sempre, tens tota la rao i els politics peperos dos telediarios li quedan

    Responder

  2. […] El atropello de Tagomago […]

    Responder

  3. Buen artículo Xescu, Es una realidad total. yo ya no sé cómo llamar la atención de que Ibiza está privatizada. Ibiza Sa, o ,Ibauza SL-
    Lo que ha ocurrido en Ibiza no lo sé muy bien, lo que está ocurriendo lo conozco un poco y lo que ocurrirá, es casi la única certidumre. No hay muchas alternativas, pero algo me dice que se está llenando el nivel del vaso, peligrosamente.
    Esa Ibiza que no duerme de noche, y que tampoco deja dormir de día, será la épica más descarnada. Verá ella misma la caída del imperio troyano, pachano, sargamassano,salino.Tagomagano… Como ícaro quemará sus alas de cera glamurosa.la Libertad de escoger entre ruido o sonido, entre glamour o mojito, o porro con gin, o raya con cuadrícula. **Entre tanto compraré una postal de postureo para mis amigos…**

    Responder

Déjanos tu comentario