La costa levantina y el archipiélago balear constituyen el mayor activo que posee el sector turístico español, que aglutina prácticamente el 11% del Producto Interior Bruto. ¿Por qué razón el Gobierno de Zapatero, tan crítico con precedentes como el Prestige, hipotecaría el futuro de semejante mirlo blanco para beneficiar a una desconocida petrolera escocesa llamada Cairn Energy? Aunque vayan pasando los años, esta cuestión sigue siendo un enigma, ya que el beneficio de permitir extraer crudo frente a nuestras costas es ínfimo en relación a los posibles daños colaterales que semejante actividad podría generar en el ecosistema y la economía.

Los interrogantes se amontonan y me temo que nunca tendremos respuesta para la mayor parte de ellos. ¿De qué manera gestionan estos poderosos y prácticamente invisibles lobby’s la relación con los gobiernos? ¿Cómo logran que un Estado soberano les otorgue manga ancha para perforar el subsuelo oceánico, pese al elevadísimo riesgo de vertidos, el goteo constante de contaminación y los desastrosos precedentes que existen en el mundo? ¿A través de qué tortuosos vericuetos consiguen además que todo se haga de forma silenciosa, sin informar a las administraciones autonómicas y locales, y a la sociedad en general?

sondeos-rec¿Qué intereses de otras corporaciones, que aún permanecen ocultas, están vinculados a este proyecto? ¿Quiénes son las personas que manejan los hilos desde las sombras? ¿Qué artimañas utilizan para que determinados políticos situados en puestos clave, que a priori no arriesgarían votos con propuestas disparatadas, de pronto decidan seguir adelante a costa de su prestigio y el rechazo social? ¿Cómo es posible que estas multinacionales se presenten impunemente ante los estados con una imagen idílica, capaz de competir en espíritu medioambiental con Greenpeace, pese a haber protagonizado innumerables catástrofes ecológicas?

¿Los tentáculos de estos colosos energéticos permitirán al actual Gobierno solucionar el desaguisado generado por su predecesor y negarse a conceder los permisos ambientales aún pendientes, cortando el proyecto de raíz? ¿Los argumentos esgrimidos por todas las instituciones pitiusas, a través de un consenso y una movilización sin precedentes, serán suficientes para impedir la tropelía? ¿Por qué el Govern balear no forma parte, junto con el Consell y todos los ayuntamientos, de la alianza institucional creada para hacer frente a los intereses espurios de Cairn Energy? ¿Qué ocurrirá con las nuevas peticiones de sondeos sísmicos a sólo 25 kilómetros de la costa pitiusa por parte de una empresa noruega llamada Spectrum –calco gramatical de Spectra, la malévola organización criminal perseguida por James Bond en sus películas–?

¿Están respondiendo de forma suficientemente masiva los pitiusos contrarios al proyecto? ¿Se alcanzará un número determinante de alegaciones? ¿La movilización institucional y la ola de comentarios generada en redes sociales lograrán frenar la amenaza? ¿Ha llegado el momento de enviar expediciones a Madrid para generar ruido en enclaves institucionales estratégicos y frente a la delegación de Cairn Energy? ¿Los representantes pitiusos en las altas instituciones del Estado están dejándose literalmente la piel para evitar la catástrofe?

Y por último, ¿algún día contemplaremos el amanecer desde la costa de Santa Eulària o el crepúsculo desde Ses Variades, con un horizonte salpicado de plataformas petrolíferas? Tal vez sea tiempo de aumentar unos grados la temperatura de nuestra actitud beligerante.

Artículo publicado en el diario Última Hora Ibiza

One Response to “Los interrogantes del petróleo”

  1. Felicidades!! por tu articulo, nunca tantas preguntas
    llevaron a una sola respuesta
    Son unos Sinvergüenzas!!
    Beligerantes no….lo de después!!

    Responder

Déjanos tu comentario